Vídeoentrada y ganadores del concurso

Quien no comprenda la frase “NO sentirse como un camello en el zoo” le invito a que se lea esta entrada de nuestro compañero Manel Domingo, que retrata muy bien el camino que algunos nos hemos visto obligados a tomar, para sentirnos realizados con nuestra profesión.

http://manel-domingo.blogspot.com.es/2014/07/fisioterapia-y-camellos.html

La respuesta a la pregunta ¿Que nervio, inerva la parte posterior del disco? la respuesta es la siguiente:

Existen estas tres denominaciones, nervio meníngeo recurrente, nervio sinuvertebral o nervio de Luschka. Pero no una mezcla de ellos como nervio sinuvertebral recurrente (he dado esa respuesta por buena :))

Os dejo a continuación un artículo que muchos de vosotros ya habéis encontrado e incluso leído, para que podáis profundizar en la inervación de esta parte anatómica que muchas veces nos trae de cabeza.

http://www.revistaneurocirugia.com/es/la-inervacion-del-disco-intervertebral/articulo/90202061/

Aquí muestro la foto de los ganadores del concurso que lanzamos la semana pasada, el sorteo ha sido hecho por la web http://www.sortea2.com

sorteo

Gracias a todos los participantes!!

Borja Tronchoni Crespo, Alex varela valladares, Gustavo Higueruela Ortega, Inma Villa del Pino, Fernando Calvo, Encarnación Abril Belchí, Rubén Serrano, Laura Galán López, Verónica Jiménez Sarachaga, Jordi Parellada, Laura de los Santos Morgado, Adriana Marín Urquiza, Laura del Puerto, Eva Sierra Silvestre, Angel monti fernandez, Juan Sánchez Lozano, Luis Ignacio Soto Bagaria, Arturo Such Sanz, Carlos Villel Moreno, Jorge Suárez Suárez, Almudena Gil, Lorena Miguel Viteri, Pilar Nogués Barrieras, Ignacio Fabiani Rodríguez, MªJosé Andreu, Manuel Garcia, Santiago Pellejero Soláns, Alma Vázquez, Miguel López Pareja, Pablo Cao Abad.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Concurso 2º ANIVERSARIO

Estamos de celebración porque ya llevamos dos años escribiendo y parece que aún no me he cansado. No parece que vaya a cansarme, mientras haya gente que quiera leerme (pacientes franceses incluidos, bendito google translate) y recibiendo e-mails de agradecimiento en todas las partes del mundo hispanohablantes.

Si eres Fisio y te gustaría tomar el café en la consulta, en el centro de RHB, hospital, residencia de ancianos, o cualquier otro lugar de trabajo con una taza personalizada de Keep Calm I’m Physical Therapist y ser la envidia de todos tus compañeros y que tus pacientes puedan ver que eres un autentico friki, no dudes en participar. Vamos a sortear ni 1 ni 2… 3 tazas, solo tienes que responder correctamente la siguiente pregunta.

Tazas

Como se llama el nervio que inerva la parte posterior del disco intervertebral?

Mandadme vuestra respuesta al correo ohm669@hotmail.com, con la respuesta, vuestro nombre completo y en caso de tener twitter vuestro @nick. Tenéis hasta el domingo 13 de Julio para mandar vuestras respuestas.

Mucha suerte y muchas gracias por participar.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Paciente y Fisio: Punto de partida

De entradas anteriores han surgido debates muy interesantes, yo tiré la piedra (que hiciera una entrada para el blog) a nuestro compañero @Pablo__KO quien comentó en el blog sobre como intentar hacer que el paciente vea desde otra perspectiva el “tengo una hernia discal” por ejemplo. Sin más dilación, os dejo su entrada, que personalmente opino que es sencillamente genial.

« Entre lo que pienso, lo que quiero decir y lo que digo…se encuentra lo que quieres escuchar, lo que crees comprender y lo que comprendes : seis maneras de no entenderse »

comunicacion

Esta frase de Jodorowsky a mi juicio describe lo que en ocasiones no está exento de convertirse un proceso de comunicación en cualquier contexto. En el marco de la entrevista clínica, saber comunicar consiste – entre otras cosas – en crear un clima facilitador en el que todos nos podamos expresar y tener la habilidad para obtener la información ajustada de la realidad que experimenta el paciente. La comunicación es el de los aspectos más valorados en un profesional de la salud, a la vez que el mayor motivo de queja e insatisfacción. (1)

Pienso que el paciente que expresa el motivo de consulta a través de la etiqueta diagnóstica lo hace como una forma de explicación adquirida, y para ubicarnos : ” tengo artrosis, tengo una hernia, protusión…una protuberancia en la columna ( escuchado literalmente ), tengo epicondilitis…”. El cerebro etiqueta y estructura por economía cognitiva, si a eso le añadimos las creencias, recuerdos, experiencias o  información nocebo-iatrogénica :

« “me dijeron que con el tiempo perdería mucha movilidad en el cuello por mi artrosis”, “me dijo que me quedaría cojo para el resto de mi vida”, o…”es que estuve 2 semanas en cama cuando me dio aquella vez tan fuerte y no quiero que me vuelva a pasar“, “es que vi en internet que…y claro, me asusté” ».

; seguido de conductas de evitación, hipervigilancia, sobreprotección y kinesiofobia…teniendo en cuenta estos aspectos y otros que se me quedan en el tintero (posibles ganancias secundarias, por ejemplo), es entendible y creo que incluso hasta adaptativo que “tengo una hernia” sea una carta de presentación frecuente en el motivo de la consulta y que incluso redunden sobre ello. La etiqueta diagnóstica, por otro lado, aunque no paute la ‘dosis’ de fisioterapia, tiene un peso importante como diagnóstico biomédico que no podemos desdeñar, a mi juicio. Otra cosa es lo iatrogenénico de la explicación clínica, la ausencia de ella, o la información adquirida e interpretada por el paciente por cualquiera que sea la vía.

Para reconducir esta situación, un ejemplo escueto y sencillo, de muchos posibles :

« Como fisioterapeuta para mí es importante el diagnóstico médico, lo tengo muy presente en mi trabajo y nos ayuda que me lo traslades. Si bien en este momento, si te parece me gustaría centrarme en que intentásemos describir tu situación en la actualidad y ver de qué manera podemos trabajar. A día de hoy, ¿ qué es lo que sientes ? »

Es reubicar el punto de partida. No vamos a partir de tu hernia ( sé que está ahí ), vamos a hacerlo desde lo que sientes. Por un lado resaltamos la importancia del diagnóstico teniendo consideración con la información que nos expresa el paciente, pero a la vez entornamos esa puerta y le invitamos de forma colaboracional a que nos ponga al tanto de su situación en el presente y de esta forma obtener un contenido valioso para nosotros, estableciendo los mimbres de lo que pretendemos que sea nuestra relación con él / ella en el marco de la Alianza Terapéutica (2)  y en pro a los objetivos que nos marquemos.

Una forma de desaprender o quizá atenuar conductas es aprender otras nuevas. Nueva información (nueva forma de información creo que es más preciso), nuevo procesamiento, nueva cognición, nueva perspectiva, nueva actitud, nueva situación. Bajo mi perspectiva, en el primer encuentro no son necesarias profundas explicaciones paradigmáticas al paciente sobre la fisioterapia…ni posicionarnos en una actitud imperativa : “no pienses en tu dolor” , “sé optimista”, “tienes que”…”debes de”. Opino que con el paciente de actitud que percibamos más fija, lejos de usar este tipo de imperativos, todavía más tenemos que atemperar la comunicación. Con fijación no quiero referirme a una creencia negativa instalada, más bien quiero hacer alusión a la actitud que tiene expresando esa creencia maladaptativa. Es decir, 2 pacientes con 2 creencias maladaptativas ( la misma ) pueden expresarla de manera muy distinta.

En mi opinión, el estilo de comunicación asertivo ( ser asertivo no es ser dócil ) en el marco de la consulta de fisioterapia es el más adecuado, siempre. Y desde ahí podemos trabajar su adherencia. Si bien, el tiempo y el roce establecen otras rutas de acceso y estrategias comunicativo-persuasivas de nuestra parte hacia el paciente más directas y paralelas una vez éste confía en nuestra profesionalidad…porque no nos olvidemos que él también hace su particular historia sobre nosotros y nos evalúa. O evalúa lo que decimos, más exactamente.

En relación a esto, evalúa la comunicación con más criterio cuanto más conocimiento tenga sobre lo que le pasa. De hecho, según el modelo de elaboración de respuesta cognitiva de Cacciopo et col (3), el paciente compara lo que la fuente dice con sus conocimientos, sentimientos y actitudes previas respecto al tema en cuestión, generando de esta manera respuestas cognitivas que le llevaran a decidir posteriormente si acepta o no nuestro mensaje. Y en virtud de esto, a parte de nuestro lenguaje verbal, el lenguaje no verbal y paralenguaje ( tono, gestión de silencios, modulación e inflexiones de la voz ) también influirán en el proceso comunicativoenvuelto, por cierto, en la dosis de empatía necesaria sin caer en un exceso de ella.

Para terminar, decir que espero las críticas de buen grado y abierto a si se genera algo de corriente de opinión; el tema da para muchos enfoques y matices, opino. Estoy muy agradecido por este guante en forma de colaboración que amablemente me ha lanzado Samuel y he intentado recogerlo a través de esta entrada, retomando los comentarios iniciales que la han promovido,  decirle o no al paciente que “no debe pensar” en su alteración…y dejando un último apunte:

Intuyo que si os invito a leer atentamente las líneas que vienen en mayúsculas a continuación en las que digo que :

NO PENSÉIS EN UN ELEFANTE BLANCO

…es muy probable que muchos de vosotros sea precisamente lo que hayáis hecho, o lo haréis. :P

pd: Jodorowsky no es de mis predilectos, si no lo decía explotaba.

1. Comunicación Médico-Paciente / Mitos en el Acné / Begoña Aguirregabiria Rubio / Profesora de Psicología y Comunicación en la EUNCET – UPC

2. Nuevos abordajes del dolor en fisioterapia / rubentovar.fisioterapiasinred.com

3. Ruiz, J. (1998)  / Mensajes persuasivos, en MOYA, M. y cols. (eds.) / Prácticas de Psicología Social.

Foto del día 09-06-14 a la(s) 11.55 #5

Pablo Cao Abad, fisioterapeuta titulado en el año 2009 por la UAX y Técnico Superior de Laboratorio Clínico por la Cruz Roja. Editor del blog Fisioterapia en la Galaxia. Actualmente estoy colegiado en el colegio de Andalucía y ejerzo en Granada donde he abierto centro propio hace pocos meses.

Publicado en Comunicación, Dolor | 2 comentarios

El Concepto Maitland

works.4228.cover.w_800.q_95.jpg

Lo primero que llama la atención al tener el libro en las manos, es lo fino que es (genial por si quieres leer en transporte público), acostumbrado a típicos libros “tochos”, pero que no nos engañe su grosor, porque rebosa conocimiento. Quien tenga problemas de vista puede resultarle la letra un poco pequeña, para ellos alomejor sería preferible alargar el número de páginas del libro, pero hacer la letra un poco más grande. Yo he de decir que no he tenido ningún problema en su lectura.

Para comenzar nos presentan a los formadores del concepto Maitland quienes han escrito el libro, son aquellos pesos importantes de la IMTA (International Maitland Teachers Association) con grandes logros en el campo de la terapia manual a sus espaldas.

Comienza con una brevísima historia del nacimiento del concepto, de lectura muy entretenida y rápida para luego entrar de lleno en la explicación del concepto.

Muy destacable la explicación sobre el famoso “brickwall” o muro de ladrillos y su aplicación fisioterapéutica mediante el razonamiento clínico, su relación con la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) y la CIF (Clasificación Internacional del Funcionamiento), con las ventajas que nos proporciona.

Genial introducción sobre razonamiento clínico, formulación y categorización de hipótesis y la revaluación, donde narra las bases conceptuales imprescindibles para la aplicación de una fisioterapia de calidad a día de hoy.

Explican cómo podemos leer y crear un diagrama de movimiento (algo que veo muy interesante para compartir con colegas, pero más complejo de llevar a la práctica diaria). Descripción de movimiento fisiológico, accesorio y la clasificación de los cinco grados de movimiento que describió Geoffrey Maitland junto a sus alumnos en didácticos debates, siempre conduciendo el tema con casos clínicos ejemplo para su comprensión, hace mucho más fácil el entendimiento de la información que quieren trasmitir. Incorporan el análisis neurodinámico al método y valoración, ya  que ha demostrado su validez clínica científicamente.

Un capitulo importantísimo en el libro junto al anterior (el mejor capitulo en mi opinión), es su utilización práctica, que al final es lo que el fisioterapeuta desea, que nos aconsejen sobre cómo integrarlo a nuestra práctica diaria. Está llevado a cabo con mucha elegancia, te adentras poco a poco en los conceptos e inmediatamente te conduce con un caso clínico a la elaboración de hipótesis, el examen funcional, su tratamiento y manejo (de modo general, no es un libro de síndromes clínicos!), todo ello desde una perspectiva de índole biopsicosocial.

Los capítulos siguientes nos adentran en la CIF y el concepto de salutogénesis, la investigación como barco insignia del concepto y como se ha ido expandiendo, hay una breve explicación como se produjo el primer curso Maitland en España y finaliza el libro con los planes de futuro.

Yo opino que es una lectura no muy pesada, llena de conceptos y gráficas, que pueden facilitarnos la práctica clínica diaria, para organizarnos y que nuestro hacer no se base en el libre albedrío, intentando que esté fundamentado en conceptos que han demostrado su validez científica como en este caso el método de razonamiento que nos transmite el concepto Maitland.

Agradezco a la editorial Panamericana que todas sus obras estén repletas de bibliografía, aún no me ha llegado ningún libro suyo donde al final del cada capítulo se detalle toda la bibliografía consultada, eso denota la calidad de las publicaciones que están llevando a cabo.

Introduciendo este código WEB10 en la web obtendréis un descuento de un 10% en la compra de cualquier libro de la editorial Panamericana.

Muchas gracias por leer, cualquier duda que tengáis acerca del libro os la contestaré gustosamente.

Publicado en Libros | Deja un comentario

Prevención de caídas en los ancianos

Este último año dentro de mi práctica profesional he comenzado a realizar fisioterapia a domicilio. Cuando llego a casa de un paciente nuevo lo primero de todo es la presentación, la entrevista personal y plantearnos los objetivos que vamos a intentar adquirir con la terapia, que es en esencia lo que consiste la fisioterapia a domicilio, ya que la persona no es capaz de poder salir por sí mismo. Pero el fisio empieza a trabajar desde que pica al portal del edificio, comenzamos a observar el acceso al mismo, si tiene barandillas, si el suelo resbala cuando friegan, si es un espacio accesible con deambulador, etc. Subimos por las escaleras o el ascensor, picamos al domicilio y nos abren la puerta. Cuando entro al domicilio, escaneo a fondo todas aquellas cosas que se encuentran en el domicilio que deberemos, quitar o cambiar de lugar para evitar las temidas caídas del paciente anciano.

Voy a explicar las situaciones más comunes que me encuentro en los domicilios de la gente, y que para mí, su cambio es una prioridad para salvaguardar la salud del anciano. Partimos que este paciente suele tener una dificultad para mantener el equilibrio estando de pie o caminando, alguno utilizará el caminador o deambulador, pero otros pudiéndose beneficiar de esta ayuda técnica no lo utilizará con lo que tiene más relevancia evitarle aquellas situaciones que puedan hacer que se caiga.

  • Alfombras: Una alfombra en casa de un anciano con movilidad reducida, es igual a una posible caída. Ellos muchas veces caminan prácticamente arrastrando los pies, cuando llegan a la zona de la alfombra se mete el pie debajo de esta, intentan levantar el pie y se levanta la alfombra junto con su pie, y van al suelo porque se desequilibra.

Alfombra

  • Uso de buen calzado: Parece que el anciano por el hecho de estar en casa, puede llevar las zapatillas de estar por casa más baratas, “como no va a salir a la calle”. Pues es imprescindible que el calzado sea cerrado, que el contrafuerte que es la pieza que cierra por detrás la zapatilla sea fuerte y mantenga el pie bien hermético dentro de la zapatilla, de este modo el pie no se sale de la zapatilla por la zona del talón evitando desequilibrios y la posible caída.

zapatos

  • Cables por en medio de casa y mangueras en la terraza: Es muy común que en la zona donde se encuentra la televisión pasen cables por zonas de paso, o también la radio que suele encontrarse en la cocina que a veces el cable este por una zona de paso. Aquellos que tienen terraza, es muy peligroso tener la manguera suelta, como en la foto, pero yo he visto, mangueras “recargoladas” cual pitón constrictor.  Estos cables-mangueras pueden hacer que se trastabille.

IMG-20140514-WA0000

  • Muebles de dudosa consistencia: Mesitas o tablas en el comedor con ruedas que no son fijas y se mueven cuando se apoya alguien, mesas que son viejas y al apoyarse tiene peligro que se rompa, muebles viejos que del mismo modo que la mesa cuando hay un apoyo hay peligro que se desmonte o se rompa. Todas estas situaciones son muy comunes, porque el anciano muchas veces va andando por casa ayudándose de los muebles y si su consistencia es un poco “mierda” por decirlo rápido y fácil, pues tenemos una caída asegurada.

20140519_191555

 

  • Ayudas técnicas en buen estado: Una compañera me ha enviado una foto de un bastón comprado en un bazar, que la empuñadura se mueve, esto es peligrosísimo, ya que la ayuda técnica donde apoya parte de su peso, si se rompe, va directamente al suelo! Del mismo modo que hablo de un bastón, podemos hablar de los caminadores, de los tacos si están desgastados y resbalan. Las ayudas técnicas tienen un mantenimiento muy básico, pero muy importante, ya que es lo que otorga la seguridad al aparato.

IMG-20140519-WA0014

  • No dejar cosas por el suelo: La memoria, no suele ser la característica de la gente anciana, sino todo lo contrario, por ello cuando se deja algo por el suelo, puede terminar siendo un estorbo cuando camina y produciendo una caída. Si vienen visitas con niños (nietos o bisnietos), es muy importante que no se queden juguetes ni objetos por el suelo, del mismo modo que si tiene algún mascota haya objetos del animal por el suelo.

Cada domicilio es un caso particular, no es extrapolable a todos los domicilios, pero las situaciones que he explicado son muy comunes, nada más que entro en un domicilio intento identificar estas situaciones que son las más importantes, porque tienen una relación directa con  las caídas, las otras pueden no tener la misma relevancia y pasan a ser secundarias.

Espero que os sirva de ayuda, muchas gracias por leer y comentad si pensáis que existen más situaciones comunes que no comento.

Publicado en Ayudas técnicas, Fracturas, Lesiones comunes | 8 comentarios

Mama y Papa Nocebo

En la sociedad occidental, cuando hay un niño o un joven adulto, que pasa por una situación de enfermedad, ya sea esta de índole crónica e incapacitante como por ejemplo la parálisis cerebral en niños, hasta una transitoria como pueda ser una operación de un segmento corporal como la rodilla, una fractura etc. Las madres/padres han adquirido un rol de sobreprotección con sus hijos/as, desde la tierna infancia hasta ya la edad adulta, no importa realmente la edad, esta figura se propone ayudar desde las acciones más costosas hasta las más nimias, para facilitar así la existencia. Esto a priori es algo bueno socialmente, está ejerciendo de madre/padre, tener siempre una persona la cual te ayuda en los momentos difíciles y sabes que siempre va a estar a tu lado, y digo que a priori es algo muy bueno, pero hasta cierto punto, vamos a comentar porque realmente no lo es tanto.

Como fisioterapeutas, nos enseñan desde la universidad, que nosotros debemos conseguir objetivos funcionales, por ejemplo, si antes no podías agacharte después de tratar este hándicap puedas agacharte de nuevo, si eras incapaz de mantener tu peso sobre una pierna después de una operación, con tratamiento vuelves a poder hacerlo, etc. Claro, yo como fisioterapeuta indago en estos aspectos, pero si en casa “mama y papa Nocebo” no deja que intentes agacharte a coger un objeto que se haya caído porque lo hace el/ella por ti, si no deja que intentes coger cosas que están en el fondo del armario y te apoyas más sobre una pierna porque lo hace “mama y papa Nocebo”, es imposible saber si estás consiguiendo los objetivos que buscamos, ya que durante estos procesos, muchas veces el paciente te cuenta con asombro “te acuerdas que antes no podía hacer eso, pues el otro día lo hice sin pensar!” y yo como fisioterapeuta me alegro mucho porque estamos avanzando y consiguiendo objetivos.

Diréis, Samu joder, los padres hacen de padres! Bueno vamos por partes, es cierto que existe una fina línea que separa el ayudar cuando uno lo necesita a la sobreprotección, no vamos tampoco a ser malos y no dejar que las madres/padres disfruten ayudando a sus hijos/as, pero voy a poner ejemplos claros, para que podáis apreciar la diferencia.

-          Chico de 25 años operado de la rodilla, que mientras no dobla la rodilla 90º le ayudan a colocarse la zapatilla deportiva para ir a fisioterapia, eso es ayuda. Cuando ya dobla la rodilla lo suficiente y es capaz de hacerlo solo, pero “mama Nocebo” no le deja y sigue haciéndolo ella, se llama sobreprotección.

-          Niño con parálisis cerebral que camina con un deambulador correctamente y está en el proceso de caminar solo, pero claro se cae de vez en cuando. Si se le anima y se le mima después de caerse, se refuerza positivamente, probablemente sea positivo para alcanzar el objetivo de andar el solo y tener más independencia, eso es ayuda. Pero por el contrario, si no se le deja por miedo a que se caiga, y se le mete el miedo, estamos sobreprotegiendo al niño e impidiendo que alcance dicho objetivo.

-          Niño-chico con fractura de hombro, que quiere coger algún objeto del armario, durante un tiempo es lo más normal que no pueda alcanzarlo, y se le baja lo que nos pide, eso es ayuda. Pero en cierta fase de la rehabilitación ya alcanza los armarios y estanterías, dependiendo del peso del objeto podrá o no cogerlo, pero debe probar e ir observando dicha evolución, pero si no se le deja porque llega “mama nocebo” y dice no lo cojas que te vas a hacer daño!, esto se llama sobreprotección.

En los casos de incapacidad transitoria, como antes hemos mencionado, con la sobreprotección no se les deja alcanzar esos pequeños objetivos que hacen que se recupere las actividades de la vía diaria, además si se le mete el miedo en el cuerpo, no dejándole hacerlo para que no se haga daño, estamos enseñándole a adquirir un comportamiento de miedo-evitación, y más si es en la infancia, algo a evitar en toda lesión y proceso de recuperación.

Con la sobreprotección en los casos crónicos estamos evitando que el niño o joven afronte el porvenir, y vuelvo a repetir, solo en aquellos casos donde la sobreprotección es clara, tampoco digo que se deje a su merced, por favor! La vida es difícil, esto es una realidad, no se puede proteger de ello, y para aquellos que tienen discapacidades, la ciudad lamentablemente no se había adaptado a esta población (cada día la legislación y arquitectos comprometidos mejoran este aspecto), con lo cual deben tener una actitud fuerte para luchar cada día por alcanzar pequeños objetivos, del mismo modo sucede con la actitud para afrontar su adaptación al mundo laboral y vida social, es la actitud para afrontar cualquier plano de su vida.

Para ello os recomiendo que leáis el libro <<16 Escalones antes de irme a la cama>>, de Juan Manuel Montilla el LANGUI, un artista del rap y la escena hip-hop que sufre Paralisis Cerebral desde su más tierna infancia, relata cómo ha influido la enfermedad en su vida, la cual NO le ha mermado para tener una banda de amigos, que son como hermanos, de llegar a lo más alto en la escena musical, ganar un Goya como actor revelación en 2009, conducir un programa de radio en RNE llamado “Radio Taraská” y seguir llevando a cabo proyectos espectaculares. Es un libro donde NO se habla de fisioterapia directamente, pero el libro lleva un mensaje implícito de no rendirse y valerse por uno mismo, evitando la sobreprotección.

20140427_171141

Por último os dejo una pequeña entrevista, momentos importantes en el mimuto 2:45 donde habla de su moto adaptada y a partir del minuto 5:20 donde felicita a sus padres cuando le entregan el premio Goya y luego donde explica la educación que le dieron de superarse y no rendirse.

 

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Quítate esta hernia de la cabeza!

Todos los fisioterapeutas que vemos muchos pacientes con dolor lumbar y cervical, cuando le preguntamos al paciente cual es el motivo de consulta, suelen explicarnos un dolor que le impide hacer actividades e incluso trabajar, u otras sensaciones (me aprieta, está tenso, está rígido) que les ocurre en dichas regiones. Pero cuando el paciente te contesta que su motivo de consulta es “tengo una hernia discal”, muy mal vamos, nada más haciendo esta primera pregunta general nos está revelando su fijación en la patología descrita en una prueba de imagen, la hernia o protusión discal. La contestación de hernia discal no me está explicando tu problema, ni por el motivo que vienes a la consulta, ni deja entrever cuáles serán los objetivos que nos marcaremos, ya que si dijera que tiene dolor en cierta zona el objetivo sería eliminarlo, reducirlo e incluso si es haciendo una actividad que no sucediera mientras la ejecuta.

home-alone

Vamos a ir dando algunos argumentos para que el paciente se quite de la cabeza, que su problema es la hernia discal o más probablemente discopatía, ya que esta no va a desaparecer, pero ello no quiere decir que el dolor y la incapacidad de hacer ciertas actividades tampoco vaya a desaparecer. Mirad, existen varios estudios científicos que demuestran que se puede tener una lesión en la columna (y otras partes del cuerpo como la rodilla, pie, etc) sin sufrir dolor, os voy a explicar uno[1]. Se les hicieron una Resonancia Magnética a 98 personas que jamás habían sufrido dolor lumbar, pues de toda esta gente el 52% tenían una pequeña lesión en el disco y otro 27% tenían una protusión! Lo vuelvo a repetir por si alguien no lo ha leído bien JAMÁS HABIAN TENIDO DOLOR LUMBAR. Esto quiere decir que si tú tienes una lesión en el disco y piensas que este dolor te acompañara de por vida, aquí te demuestra que se puede tener esta lesión sin sufrir dolor y llevar una vida normal, con lo cual comienza a plantearte que es algo más que posible, piensa de forma optimista y deja de lado el negativismo.

imagendolor

Otra cosa que NO debes hacer es pensar ininterrumpidamente en la lesión que te produce tu dolor, explícame que solución obtienes a tu problema pensando y dándole vueltas constantemente, “como estará el estado de mi disco?”, intentando centrarte en tu zona lumbar y haciendo máxima atención, “hoy me duele más a la izquierda será que está dañado ese lado del disco”, “me llega el dolor a la rodilla porque me aprieta el nervio ciático”,”si no amortigua el disco, no debo correr jamás?”, “si está deshidratado porque no le ponen agua?” elucubrando para crear una imagen mental de tu disco, porque sé que lo haces! Me preguntáis constantemente sobre cómo se ha lesionado, si está muy lesionado, si se ha secado/deshidratado, si me presiona el nervio como me ha dibujado el médico-fisio en una hoja, y otras muchas preguntas. Cada persona la acaba haciendo esta imagen de una manera dependiendo de sus creencias, sensaciones e informaciones que haya podido encontrar probablemente en internet. Te aconsejo que dejes de lado esta actitud, en mi opinión personal te lo prohíbo, al principio es difícil porque se está acostumbrado a caer en este pensamiento, pero debes romper con ello, porque este desconocimiento te produce miedo y ansiedad, ayuda a perpetuar el dolor que tienes.

20140406_141606

Debes centrarse en mejorar junto con tu fisioterapeuta el dolor, mediante las diferentes técnicas pasivas si el fisioterapeuta lo cree necesario, mediante ejercicios terapéuticos que van a reactivar la musculatura que mueve tu espalda y mejorar la relación que esa parte de su cuerpo tiene con tu cerebro, afrontar aquellas actividades que te dan miedo e incluso pánico porque tu crees que van a producirte dolor, porque antes sí que se lo provocaba, pero hace tanto tiempo que evitas estos gestos que no sabes a ciencia cierta si a día de hoy te duelen. Es un camino a recorrer con la supervisión y ayuda del fisioterapeuta de manera obligatoria, ya que es el profesional sanitario mejor especializado en este tipo de dolencias, ya que este va a ir corrigiendo aquellas actitudes que no te ayudan, sino todo lo contrario, que perpetúan tu dolor.

Muchas gracias por leer y comentad.

[1] Jensen, M. Brant-Zawadzki, M. Obuchowski, N. Modic, M. Malkasian, D. Ross, J. Magnetic resonance imaging of the lumbar spine in people without back pain. The New England Journal of Medecine. 1994. Vol 331. Nº2. 69-73.

Publicado en Columna vertebral, Dolor, Lesiones comunes, Lumbares | 10 comentarios