Una nueva realidad para el Médico Rehabilitador

Esta semana se mantuvo una discusión y debate a través de la red social de twitter entre algunos fisioterapeutas y médicos rehabilitadores, la imagen siguiente resume un poco el tema y la linea de debate.

blogVarios fisioterapeutas a continuación comenzaron a mostrar sus argumentos de la realidad en España del sistema sanitario y su gestión, concluyendo en consecuencia que el médico rehabilitador es una especialidad a cambiar y reinventarse (incluso algún médico RHB también apoyo esta teoría). Apoyando un sistema donde se potencie la Atención Primaria y las especialidades en fisioterapia.

rehabilitadoresSi me hubieran preguntado hace un año, con mi experiencia en el centro de rehabilitación IRITEB y sus médicos rehabilitadores, pues mi opinión no hubiera sido muy buena.

Sin embargo emigrar te regala poder explorar y trabajar en un sistema sanitario diferente, en mi caso el Francés y me ha cambiado muchísimo mi concepto (a mejor) del médico rehabilitador. Voy a contar mi experiencia y el trabajo del médico para que podáis entender este cambio.


FUNCIONES DEL MÉDICO HOSPITAL DE BOURBONNE LES BAINS

Esto es un centro dedicado única y exclusivamente a la rehabilitación (reeducación). Un paciente operado de una dolencia del aparato locomotor, un paciente afecto por un AVC (accidente vascular cerebral) o cualquier afección neurológica, pasa a ser hospitalizado e ingresado, sería un régimen parecido a cualquier hospital de España, con la gran diferencia que tienen un planing de las actividades que tienen que realizar a lo largo del día con los diferentes profesionales sanitarios como son los fisioterapeutas (kinésiterapeutas), terapeutas ocupacionales (ergoterapeuta), deporte adaptado, psicomotricista y psicología.

Pensad que eran pacientes que en cuanto se les quitaban los drenajes tipo Redon ya se les ingresaba en nuestro centro para comenzar la rehabilitación de manera temprana (comencé la reeducación a una ligamentoplastia del cruzado anterior al 5º dia!!), los pacientes neurológicos cuando estaban en un estado general estable, pasaban a ingresar en nuestro centro y así todas las enfermedades neurológicas, lo más temprano posible. Con lo cual los pacientes  deben continuar con medicación analgésica, neurológica y factores asociados (colesterol, hipertensión arterial, simtron, diabetes, etc), AHÍ teníamos al Médico Rehabilitador para administrar y controlar la medicación y progreso clínico del paciente, con todos los análisis y pruebas diagnósticas a su voluntad.

Cada jueves se realizaba una reunión con los diferentes profesionales, se determinaban unos objetivos concretos en cada área (fisioterapia, ergoterapia, etc) mediante la valoración especifica de cada área. El médico se encargaba de prescribir a cada paciente una o varias áreas a realizar y de coordinarlas, ya que había pacientes que no necesitaban hacer por ejemplo psicomotricidad o deporte adaptado, etc. El médico era capaz de determinarlo porque conocía a la perfección el campo de acción de cada área y lo que somos capaces de realizar los profesionales implicados! Sin embargo no me decían que tipo de tratamiento tenia que hacer de forma “caciquista” o “dictatorial”, como sucede en muchos centros en España, de hecho una vez hablando con el jefe del servicio se lo comenté y su contestación fue: “Claro!! Usted es responsable de su trabajo, yo no tengo que decirle lo que tiene que hacer”.

Además el médico una vez por semana pasaba la consulta y nos pasaba un pequeño informe donde resumía un poco el curso evolutivo, que había que trabajar más analíticamente  cambios en la carga de trabajo y pequeños detalles de cada paciente. Merodeaban continuamente por las diferentes salas, hablando con nosotros de vez en cuando e intercambiando sensaciones y problemas de los pacientes, siendo muy cercanos, escuchando y teniendo muy en cuenta nuestro punto de vista.

También podían hacer procedimientos intervencionista como por ejemplo infiltrar corticoesteroides, toxina botulinica y seguramente más procedimientos que no conozco.

Conclusión

En el centro hospitalario como el que comento, el médico rehabilitador saca todo su potencial, su ejercicio es imprescindible para un correcto funcionamiento entre todos los profesionales y la rehabilitación completa del paciente.

Concluyo diciendo que como está gestionado nuestro sistema sanitario no es el mejor panorama para el médico rehabilitador, ya que no se le presta la importancia debida a la rehabilitación en general, y su trabajo queda muchas veces ensombrecido, a parte de muchos otros detalles.

Esta es una opinión personal y espero no ofender a nadie ni crear polémicas personales, solo crear debate coherente intentando ser honestos de las capacidades de cada profesional implicado.

Fisios

Muchas gracias por leer y comentad.

Podéis seguir las actualizaciones del blog mediante la página de Facebook https://www.facebook.com/SoyPacienteDeSamu esperamos que os agrade y compartáis las entradas para una mayor difusión de la fisioterapia que sigue siendo una disciplina sanitaria no bien conocida en algunos países.

Esta entrada fue publicada en Comunicación, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Una nueva realidad para el Médico Rehabilitador

  1. Juan Sánchez dijo:

    Muy buena entrada Samu!
    Como ya hablamos en el coche y al compartir una misma experiencia en un centro de rehabilitación francés, estoy al 100% de acuerdo contigo.
    Médico rehabilitador sí, pero solo en el contexto de una clínica u hospital de reeducación inmediatamente post-operatoria.
    Ojalá algún día aprendamos y las cosas se hagan como aquí!
    Un abrazo!

    Me gusta

  2. Alfons dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo. Soy fisioterapeuta y opino que el médico rehabilitador es necesario. Por desgracia en muchos lugares está infrautilizado, siendo un mero prescriptor de actos fisioterapéuticos. Personalmente es un gran esfuerzo y a sociedad le cuesta mucho dinero formar médicos rehabilitadores para que realicen un trabajo que podría realizar un fisioterapeuta. Y para qué formar tan bien a los fisioterapeutas si solo tiene que poner unas corrientes, enseñar los ejercicios que le han dicho y hacer alguna que otra movilización. Optimicemos recursos! El médico rehabilitador debería coordinar el trabajo multidisciplinar que se realiza pacientes complejos. Hay gente que dice que el médico rehabilitador es un mal necesario. ¿Cómo que un mal? Es un bien desaprovechado. ¿Es necesario que un médico rehabilitador visite a un paciente que se le ha quitado un yeso tras una fractura de Colles, que traumatólogo dice que la evolución es correcta y necesita iniciar rehabilitación? Yo creo que no.
    O por ejemplo una persona diagnosticada de cervicalgia mecánica visitada por su médico de familia, que lo deriva al traumatólogo, que a su vez lo deriva al médico de rehabilitación, que lo envía al fisioterapeuta. ¿Esto es sostenible? Sobran como mínimo 2 visitas. ¿Está el paciente mejor atendido porque ha sido visitado por muchos profesionales? ¿O le hemos hecho perder el tiempo yendo de un lugar u otro?
    El problema no está en los médicos rehabilitadores, está en el sistema.

    Me gusta

    • samfrado dijo:

      Emocionante leer algo así de un fisioterapeuta.

      En la horrible secuencia típica de derivación: “Médico de AP-traumatólogo-rehabilitador-fisioterapeuta” (que puede aún ser peor si metes al reumatólo y al neurocirujano por medio) francamente no puedo sentirme responsable ya que soy el penúltimo y probablemente el que envía al paciente a quien de veras va a hacer algo. Pero sí hace que me sienta mal. Por más que se hacen protocolos en los que la cervicalgia, lumbalgia y otras algias similares deben ser derivadas del Médico de AP al fisio de AP directamente, por algún motivo llegan a trauma, a reumatología o a neurocirujía antes que al fisioterapeuta o a rehabilitación y a fisioterapia (en caso de que fuera necesario). El médico de primaria tiene dudas cuando el paciente insiste en que su dolor es único y mucho más intenso que el de los demás, y a veces le exige pruebas o especialistas. El fisio de primaria aveces tiene mucha lista de espera y el médico de primaria piensa que tal vez en especializada tarden menos, qué sé yo por qué lo hacen. El traumatólogo suele pasar por alto todo lo que no sea quirúrgico, salvo que infiltre o pida una cara prueba para confirmar que no, que no es quirúrgico, como pasa la mayoría de las veces. Ese es su trabajo, buscar las patologías que debe ofrecer si pueden ser quirúrgicas. Cada día relleno una docena de informes para médicos de primaria diciendo que si el dolor vuelve remita al paciente directamente al fisioterapeuta de primaria y sólo en caso de dudas diagnósticas o no remisión con fisioterapia de primaria lo remita a rehabilitación. Los protocolos que hacemos suelen decir que sólo en caso de sospecha de que la patología pueda ser quirúrgica con cierta probabilidad o causada por una enfermedad reumática se recurra al traumatólogo o al reumatólogo. Pero por algún motivo el paciente suele reclamar un especialista y ese especialista suele ser el traumatólogo. Largas listas de espera (al fin y al cabo por muchos traumatólogos que haya tienen que pasar su planta de ingresados y la mayoría del tiempo operar, que es lo que hacen mejor. Es lo que les distingue y lo que queremos que sepan hacer muy bien:operar)
      Por este problema en las derivaciones y se por las exigencias del paciente, o por las dudas del médico de primaria o la falta de respuesta a fisioterapia en primaria, hay médicos rehabilitadores también en primaria en muchos sitios. La idea es ser útiles para solucionar el problema de las derivaciones con peregrinación incluída y ser útiles también para el, con frecuencia, saturado fisioterapeuta de primaria. Faltan fisioterapeutas en primaria que trabajen directamente con los médicos de primaria y el apoyo puntual del médico rehabilitador. Hay pocos fisioterapeutas en primaria. En muchos sitios se hace mala churriterapia y ese es el motivo de los malos resultados. Pero no puedo sentirme responsable de ello. Yo no decido que contraten a más fisios en primaria. Yo no decido cómo tienen que trabajar allí.
      En especializada nos están pidiendo que veamos algias simples que ya han pasado por otros especialistas antes y para las que preferiría ser el segundo escalón tras el fisio de primaria, y no el intermediario con el fisioterapeuta de especializada. Muchos han pasado ya por fisio de primaria y recibido churriterapia también. En rehabiulitación no estamos dando suficiente atención a la discapacidad grave (especialmente a los pacientes de neuro, niños, ancianos) no estamos desarrollando la rehabilitación del suelo pelvico, cardíaca, respiratoria etc.. porque estamos viendo “contracturas” que vienen de trauma con una resonancia y que no mejoraron con ultrasonidos en fisioterapia de atención primaria. Y tenemos el problema de que hay médicos rehabilitadores que no quieren dejar de ser solo prescriptores porque eso es más fácil que luchar contra los elementos del sistema y su falta de recursos para todo, inmovilismo y resistencia al cambio. Y también el problema de que mucho(a)s de los fisioterapeutas de especializada son señoras que no quieren hacer respiratorio o cardio porque tampoco han cambiado la exprés por la olla rápida por no leer las instrucciones (leído en twitter). También hay jóvenes con ganas de comerse el mundo montando una unidad de suelo pélvico ellas solas sin contar con que todo el servicio, ginecología y urología debe colaborar para ello. Hay muchas cosas que cambiar en rehabilitacióin, pero no creo que sean eliminar al médico rehabilitador para que el fisioterapeuta desarrolle la rehabilitación cardiaca, neurológica o respiratoria directamente con el cardiólogo, el neurólogo o el neumólogo (que poco interés han puesto en general en esto). Para mi esa es la rehabilitación del paciente complejo en la que me gustaría trabajar (algunas cosas de esos pacientes se pueden desarrollar también en fisioterapia de primaria claro). Pero lo normal es leer a fisioterapeutas (algunos, no generalizo) diciendo que sobramos, que en los países donde no existimos la rehabiltiación es mejor o que se desarrolla más la investigación en fisioterapia que todos los problemas son culpa nuestra: desde la universidad y sus planes de estudio, a la formación, el intrusismo, a la cronificación y medicalización del paciente, pasando por la investigación y el sistema de derivaciones, la lista de espera de fisioterapia o el exceso de pruebas que piden otros profesionales.

      Va siendo hora de oír propuestas constructivas en lugar de puyas.

      Me gusta

  3. samfrado dijo:

    En España hay 50.000 fisioterapeutas. Sólo 7.000 trabajan con médicos rehabilitadores, calculo. Sin embargo las quejas sobre los médicos rehabilitadores se extienden a las decenas de miles que nunca (salvo en quizás en las prácticas durante la carrera) han trabajado con alguno. Pienso que llega a ser un odio basado en un prejuicio. Una forma de culpar a alguien de cualquier insatisfacción profesional. No abundan las propuestas de mejorar las relaciones interprofesionales y trabajar mejor juntos y sí los reproches y los insultos directos.
    Has mostrado una forma de trabajar con médicos rehabilitadores que te resulta satisfactoria. Aveces cuando en un foro un fisioterapeuta dice que está agusto trabajando con médicos rehabilitadores le llaman traidor otros que jamás lo han hecho. Hasta ese punto hemos llegado. No creo que esto que cuentas sea nuevo o que solo pase en Francia. Donde parece estar todo lo bueno. Pienso que en muchos lugares en España hay fisioterapeutas y médicos rehabilitadores trabajando juntos y que están satisfechos de esa forma de trabajar.

    Pero como mostraba en mi tuit hay quien no se plantea la posibilidad siquiera de conservar la amistad si un médico escoge rehabilitación en el MIR. Cuando precisamente tener una amistad previa podría ser una buena base para que después fuera más fácil trabajar juntos.

    Rehabilitación es una especialidad legal, y los trabajos que se ofertan, incluso los que supongan “prescribir fisioterapia” son legales, oficiales y a menudo la única oferta laboral que se encuentra tras 11 años de formación, con la que sabes hacer otras cosas, no solo “prescribir fisioterapia”. Pero si ese es el puesto lo aceptas. Formarse como médico rehabilitador no es fácil ni te lo regalan sin más, supone un gran esfuerzo personal. No es un “curso de payasos” como decía @fisiotrospido en una de sus “bromas” retuiteadas y favoriteadas por varios fisioterapeutas (supongo que después es muy coherente pedir respeto para la fisioterapia). Rehabilitación no es ningún tipo de intrusismo, ni la formación está obsoleta. Ni enseñan a fastidiar al fisioterapeuta o a torturarle con terapias sin evidencia. A no escuchar opiniones de otros o a imponer tu voluntad aunque estés equivocado. Se aprende para hacer muchas más cosas de las que se pueden desarrollar después en la realidad laboral española. Y la insatisfacción y el gusanillo de querer hacer más y mejor están ahí para muchos médicos rehabilitadores también.

    Hay quien propone que la única forma en la que podría haber un entendimiento es si los médicos rehabilitadores dejásemos de prescribir fisioterapia. Pero después de formarte a veces ese es el único trabajo (legal, oficial y en la sanidad pública) que te ofrecen: prescribir fisioterapia como un 70% de la consulta. No es lo mejor, es un sentirse atrapado entre traumatología y reumatología, humillante después de la formación recibida. Pero no puedes ir y decir “renuncio a este trabajo porque quiero que los fisioterapeutas trabajen más felices” y yo ya me buscaré la vida haciendo otra cosa, que total para llegar aquí solo he tenido que estudiar unos pocos años.

    Si ese es el trabajo para el que te han contratado como médico rehabilitador simplemente intentas hacerlo lo mejor que sabes. Sin pretender ofender a nadie de forma dictatorial y caciquil como suele decirse. Ni imponerse ante los conocimientos de otro ni nada parecido. Pero también tienes tu criterio y conocimientos. Mantener ese puesto de trabajo no es mantener el chollo del chiringuito como dice alguno en twitter. Mantener ese trabajo es conseguir el dinero para pagar las facturas, igual que para cualquiera. Y cambiarlo o hacer otra cosa supondría un nuevo gran esfuerzo que podría pasar por el paro o por volver a formarte en otra especialidad, 5 ó 6 años de nada. Dejar es puesto que de todas formas cojerá otro (Hay médicos rehabilitadores que han abandonado y repetido el MIR por la insatisfacción laboral que les ha supuesto no poder tener buenas relaciones en el trabajo y no poder desarrollar lo aprendido. Se ofrecen 87 plazas de formación al año para médicos rehabilitadores. No creo que sobren, falta desarrollar la especialidad como las personas con discapacidad se merecen para recibir una buena atención. Y trabajar bien en rehabilitación médica es muy útil y satisfactorio cuando hay un buen equipo y recursos. Puede que algunos no cojan rehabilitación en el MIR porque preguntan a fisioterapeutas como los que comentaba y cambian de idea. Pero las plazas no van a quedar desiertas mientras se oferten. Y los puestos de trabajo que ofrezcan tampoco. Incluso en la mutua más cercana al Monte del Destino donde el trabajo se reduce a rellenar fichas de fisioterapia para ficus profesionales, el puesto será cubierto por algún médico rehabilitador o por otro médico sin esta formación (malo). ¿Qué sentido tiene desmotivar a alguien para elegir la plaza de rehabilitación que quiere? Cuanto mejor puesto tengan en el MIR los futuros médicos rehabiltiadores mejores estudiantes serán, y es probable que con más capacidades para desarrollar la especialidad hacia un lugar satisfactorio para los profesionales del equipo y más útil. Hay quien elige rehabilitación con un 120 sobre 14.000 presentados, cuando solamente se ha terminado cirugía plástica. Está claro que quiere ser médico rehabilitador y que merece poder trabajar en lo que ha elegido y desarrollar su profesión, mejorarla, cambiarla a mejor. Hay quien la escoje con un 6000, probablemente no era su primera opción, pero no se planta repetir el MIR porque es un año entero estudiando. Es la 31ª especialidad en terminarse de 48. No es la más deseada. Los primeros la eligen, para otros es la segunda o tercera opción, puede ser. Aún así un 6000. en el MIR es ser mejor que la mitad de los que se han presentado. Lo digo porque en ocasiones se ha planteado que los médicos rehabilitadores son los peores médicos o cosas así. Bueno, quien piense así no debería consultar con la mitad de las especialidades médicas ni con el 60% de los médicos de primaria jamás.
    Desde luego que ser médico rehabilitador no es una vocación que se tiene desde niño. Los niños en general, cuando quieren ser médicos en vez de astronautas, cantantes o fisioterapeutas, quieren ser pediatras que es lo que conocen. Y no creo que los niños te digan que quieren ser neurocirujanos o cirujanos plásticos de entrada.

    Como médico rehabilitador en España aunque a intentes cambiar lo que haces, ser mejor, hacer más cosas, topas con las resistencias de todo el servicio de rehabilitación y de la dirección con gran facilidad. Tanto con otros médicos como con los propios fisioterapeutas que ya tienen su plaza y desde luego con la falta de recursos. Todo te impide hacer algo más o cambiar nada. En pocos servicios se apoyan los cambios y la innovación.
    Los médicos rehabilitadores deseamos también trabajar de forma armoniosa con el equipo (me ha encantado leer que has visto eso posible en real en la práctica) y poder desarrollar nuestras capacidades según nuestra formación. Pero muchas veces el sistema no ofrece salidas ni posibilidades para ese desarrollo. El sistema ya está montado cuando aceptas el trabajo. Eres el último en llegar, tu contrato no es fijo y NO te contratan para que montes un nuevo sistema de equipo ni nada parecido. Hay puestos mejores y peores para ello, pero si topas con uno donde ya está establecido que rellenes cartulinas con la prescripcióin de fisioterapia, ¿cómo lo cambias sin perder tu trabajo demostrando que puedes desarrollar otras facetas? Cualquier cambio que plantees se queda ahí o cuesta años modificar la inercia. Yo por ejemplo no he podido desmontar la rueda de hombro, algo tan sencillo. Todos dicen “déjala ahí, qué más te da”, tanto fisios como médicos. Imagina intentar un cambio más profundo o decidir cómo deben ser derivados los pacientes o cuales pueden ir al fisio de primaria directamente sin necesidad de consulta conmigo. No puedo elegir lo que hacen los médicos de primaria, los traumatólogos y los reumatólogos o cuanto tiempo tardan en enviar a rehabilitación a los pacientes. No puedo decidir mi propia lista de espera porque simplemente el trabajo se acumula. No puedo decidir el material que se compra o los cursos que ofertarán para fisioterapeutas. Doy clase en la universidad, pero no puedo elegir el nombre de mi asignatura, ni el temario en general. Pero por todo ello nos odian a los médicos rehabilitadores. Diran que esto es culpar a Bob, pero el sistema es una rueda donde todos giramos igual.
    Cuando un fisioterapeuta propone que quiere trabajar solo, o relacionarse con otros especialistas médicos pero no con rehabilitadores está proponiendo que sobramos, que no desea trabajar con nosotros, que nuestra razón de ser, que es coordinar un equipo y formar parte de él no podrá llevarse a cabo. Pienso que los fisioterapeutas tienen muchas posibilidades de desarrollar su trabajo de forma autónoma y esa libertad está reconocida por ley. Si aceptan trabajos donde deben relacionarse con otros profesionales deberán estar preparados para que esos otros profesionales también tengan su criterio sobre los pacientes y llegar a un acuerdo que beneficie al paciente y tenga en cuenta los conocimientos de los demás profesionales. Tan malo es que te impongan la voluntad de otro como imponer la tuya sin escuchar o que otros tienen que decir. Si dos profesionales plantean puntos de vista distintos sobre qué es lo mejor para el paciente y los dos tienen formación para ello ambos deben escuchar. No se arregla todo eliminando la opinión de uno o del otro. Si trabajas en un lugar donde hay un equipo hay que estar preparado para proponer mejoras en las relaciones interprofesionales que no supongan decir “tú renuncia a tu trabajo y déjame en paz para que haga lo que yo quiera”. Muchos fisioterapeutas dicen que elegirían trabajar con profesionales que no opinarán sobre fisioterapia y rehabilitación y delegarán más porque no tienen formación sobre ello (eso les sucede a la mayoría de los otros especialistas médicos que no tienen formación en rehabilitación). Cualquier otra especialidad médica tiene muy poca formación sobre la utilidad de la fisioterapia y delegará todo por no saber o nada por no entender. Tendrá menos comprensión de lo que el fisioterapeuta puede realmente hacer o qué pacientes pueden beneficiarse.
    Desde luego que rehabilitación es una especialidad con cambios y con potencialidades a desarrollar y obsolescencias a abandonar. También entre nosotros tenemos diversidad de opiniones sobre los rumbos a tomar y debates (mucho más personalizados ya que somos pocos y nos conocemos en persona mucho más) Pero está llena de profesionales jóvenes con ganas de afrontar estos cambios y progresar. Lamentablemente topamos con una mala herencia, llena de la rabia y el odio de unos cuantos.

    Se puede trabajar bien y juntos. Hay que buscar las formas de hacerlo. Con propuestas realistas y constructivas. Cuando he preguntado —-¿Cuál sería la forma en la que trabajarías cómodo con un médico rehabilitador?—- en diversos foros de fisioterapia, la respuesta de algunos radicales fisioterapeutas suele ser: “DE NINGUNA. Jamás aceptaría trabajar con un médico rehabilitador. Jamás derivaría a, o consultaría nada con un médico rehabilitador. Porque son ignorantes, porque no se actualizan y están obsoletos en tratamientos antiguos, porque no me respetan, porque sólo imponen su criterio… cosas así”.
    La misma pregunta a los compañeros rehabilitadores:
    ¿Por qué no dejan más libertad al fisioterapeuta? “Porque sólo quieren imponer su criterio sin tener en cuenta lo que les digo y sé que es mejor, porque no me respetan, porque son ignorantes, porque se dejan llevar por modas sin base en su formación y creen saber”
    O también simplemente: “trabajo cómodo en el equipo donde estoy y no me importa lo que digan por ahí”. Y esto lo dicen tanto médicos como fisioterapeutas. Aunque quizá no lo suficientemente alto para que oigan los más radicales.

    Bien la pregunta sigue siendo la misma:
    —-¿Cuál sería la forma en la que trabajarías cómodo con un médico rehabilitador?—-
    Tú has mostrado tu experiencia. Muy bien. Aunque no creo que eso sea nuevo o que sólo pase en Francia (donde parece estar todo lo bueno).
    Pienso que también deberían darla los fisioterapeutas españoles que trabajan con médicos rehabilitadores. Muchos dirán que ellos trabajan bien, o que de varios con los que han trabajado sólo no se han entendido con uno. (He visto como en foros ante un fisioterapeuta que dijera que trabajaba bien en su equipo con rehabilitadores le respondían que era un traidor o algo peor).
    ¿Es tan horrible trabajar en la pública con médicos rehabilitadores? Se presentan miles de fisioterapeutas cuando salen 5 plazas, algo tendrá también.

    Es un asco sentirse odiado. Recibir e-mails, comentarios anónimos constantemente llenos de odio injustificado e inmerecido. Aún antes de haber terminado la formación ya te enteras de que te odiarán. Si defiendes que alguna acusación contra tu profesión es una mentira e intentas argumentarlo te toman por un troll.
    Pienso que muchos médicos rehabilitadores se han vuelto más rígidos y menos dialogantes tras vivir este odio. Algo así como “mientras yo tenga la sartén por el mango y como me quedan sólo 6 años para jubilarme se hará lo que yo diga y los que vienen después que se las apañen como puedan””. Generan a su vez más odio y dificultan aún más el respeto mutuo y la comprensión que se merecen los pacientes sobre los que estas disputas pueden tener repercusiones. Ahora no sé quien tiró la primera piedra. Pero siguen cayendo más. Y a veces ya ni propuestas constructivas de trabajo en colaboración se pueden hacer.

    Me gusta

    • Joan dijo:

      Todo esto que cuentas es verdad?
      No me lo puedo creer. Recibir e-mails llenos de odio. Joder, como puede pasar esto, es increible e indignante.
      Leo tus comentarios y te sigo en tu blog i me parece de lo mas interesante y siempre aprendo y me divierto leyéndote. Me mereces todo el respeto por los conocimientos que tienes y lo que publicas de forma desinteresada.
      Solo he tenido contacto con un rehabilitador, y ese en particular es de los de aqui se hace lo que yo digo y eso no me parece muy correcto, pero juzgar a todos.
      Es como algunos fisios y sus magufadas, no todos estamos en el mismo saco.
      Creo que este es el camino a seguir, respeto y aprender unos de otros. En todos los sitios que he estado he sacado cosas positivas y negativas. Todos nos equivocamos y no lo sabemos todo, y yo el primero.

      Me gusta

  4. José Enrique F. Piñón dijo:

    Treinta y un años ejerciendo en la sanidad pública, los últimos doce años como Supervisor de un Servicio de Rehabilitación, me dan una visión del tema Fisioterapeutas- Médicos Rehabilitadores bastante amplia pero bastante concreta. Pensaba comentar largo y tendido sobre tema tan importante. Pero, afortunadamente, Carlos Castaño, @carcasor, publica hoy en twiter un post del blog Salud con cosas en http://saludconcosas.blogspot.com.es/2013/10/las-rabietas-gremiales.html que resume toda mi opinión en esta cuestión.
    La clave esta en la asignación de competencias. Llevamos ya mucho tiempo insistiendo en esto. Recuerdo que un Gerente de un gran Hospital público me lo comentaba hace ya diez años, después de conocer otros hospitales similares en otros países europeos. Y si en algún servicio esto es evidente es en el de Rehabilitación, donde claramente los Fisioterapeutas podíamos y deberíamos de tener asignadas muchas más funciones , para las que estamos formados y cpacitados legalmente, sin que esto signifique ningún menoscabo para los Médicos Rehabilitadores, ni hablar de su desaparición, ni mucho menos enfrentamiento alguno con ellos. Todo lo contrario, pues como muy bien refiere Samuel en su brillante exposición, la labor de estos mejoraría, y se dedicarían a cometidos propios de un médico especialista del ámbito hospitalario, y no a ser meros prescriptores de técnicas de Fisioterapia. Y los Fisioterapeutas deberían de estar asignados, también, a otros servicios del hospital y no solo al de Rehabilitación y por supuesto a Atención Primaria con acceso a través de Médico de Familia y directo.
    Cuando expongo a un Gerente sanitario este tema, siempre pongo un ejemplo que sucede en los Hospitales. Cuando un Neumólogo o un Ucista solicita una Fisioterapia respiratoria a un paciente, puede hacerlo de dos maneras, directamente a Enfermería en la hoja de tratamiento, con lo cual las Enfermeras comienzan a hacerla, mal porque no están formadas para ello, en ese mismo turno, o con una petición al Servicio de Rehabilitación, en este caso, acudirá primero un Médico Rehabilitador que después de valorar al paciente, prescribirá unas técnicas de Fisioterapia a un Fisioterapeuta. Es evidente que si la petición fuese hecha directamente al Fisioterapeuta mejoraríamos la atención al paciente y ahorraríamos costes.
    Después esta el tema de trabajar en equipo o no, que, eso si, ya depende de las directrices de quien lidere esos equipos y de las propias Direcciones de los Hospitales. Y que sería objeto de otra discusión. Pero, indudablemente, para trabajar en equipo, primero tienen que estar muy claras las funciones de cada miembro de ese equipo, y los protocolos y el objetivo a cumplir.
    De nada valen las buenas intenciones de unos y de otros, o los enfrentamientos incluso personales, si desde los Gobiernos, Consejerías y Gerencias no se regulan las funciones, con una sola finalidad, la mejora de la atención al paciente y de la gestión sanitaria. Y para ello, los que tenemos esto como objetivo, y no entramos en guerras gremiales, ni enfrentamientos personales inútiles, debemos de hacernos oír, presentando argumentos y datos que avalen nuestras propuestas, y que nos escuchen.Me da la impresión, desgraciadamente, que nos escuchan poco aunque hablemos alto y claro.

    Me gusta

  5. AcFisioDc dijo:

    Hay médicos rehabilitadores en puestos de trabajo donde prescriben fisioterapia, muchos, la mayoría. Les pagan por hacerlo, y sus plazas en el sistema público son fijas, logradas por oposición. Unos lo harán peor y otros mejor. No nos gusta, pero esa es la organización en la pública y muchas mutuas. No creo que por las aspiraciones de los fisioterapeutas de ser más autónomos y trabajar con otros médicos especialistas que no sean rehabilitadores, vayan estos de repente a ir al gerente y firmar su propio despido, o que vayan a cambiar la organización del servicio cediendo sin más, solo porque lo exigimos ¿Hay que llevar a cada hospital y mutua al tribunal uno por uno para que los fisioterapeutas hagamos nuestro trabajo sin ellos?. No veo que hayan dejado de formar a médicos rehabilitadores para que poco a poco haya menos y así según se jubilen vayan desapareciendo con el paso de tres o cuatro décadas. O queden menos para las tareas que hagan que no sean prescribir fisioterapia. Tampoco creo que ningún gerente vaya a despedir a la brava a médicos especialistas con plaza “fija” para contratar a fisioterapeutas que hagan las cosas “más baratas”. ni tampoco a los de las mutuas con despidos por cambios en la organización en favor de la fisioterapia. Supongo que tendrían que pagarles una indemnización o algo así, ¿no? Ofrecerles alguna salida junto con el despido, si de repente sobran y hay que contratar a fisioterapeutas para hacer la historia clínica, coordinar los servicios de rehabilitación, prescribir las prótesis, hacer ecografías, electromiografías y todo lo demás. Es un poco como el caso de Israel y Palestina. Israel quiere crecer, la fisioterapia va creciendo, amplía competencias, se hace más autónoma. Y en su crecimiento le va diciendo a los palestinos que esa tierra no es suya, que se vayan a otro sitio, nuestro dios llamado LOPS y Grado nos prometió estas competencias, y el suyo les prometió que vivirían para siempre en la tierra de sus padres. ¿Quien tendrá más derecho, los tanques o las piedras? No creo que haya que destruir, sino aprender a convivir de forma respetuosa. ¿Tienen otro sitio al que ir los médicos rehabilitadores? ¿Hacia donde desarrollar su potencial que no sea prescribir fisioterapia para seguir siendo útiles al sistema sin ir al paro? ¿qué otras cosas hacen que no queramos hacer fisioterapeutas? ¿Se puede dejar algún lugar en el que un médico rehabilitador haga una función útil, o hay que despreciar todo lo que pueden hacer o saber? ¿Pueden convertirse en médicos de cabecera o de primaria? ¿Realmente en 4 años sólo van a aprender a escribir IR.TENS.US, Algo sabrán, ¿no? Pienso que hay que entender que todo el mundo proteja su trabajo y su interés personal y de su colectivo. Tendrán que desarrollar la rehabilitación de otra manera que no sea prescribir fisioterapia. La situación de la fisioterapia debe mejorar, se le puede dar más responsabilidad al fisioterapeuta pero ¿es necesario para ello que los puestos de trabajo de los médicos rehabilitadores sean destruidos para ser absorbidos por fisioterapeutas autónomos libres y felices de hacer su trabajo como les guste? Hay formas de convivir y que haya trabajo para todos sin ofender a nadie y que nadie tenga que perder o ceder para que todos ganemos? Si el 80% de lo que hacen los médicos rehabilitadores es prescribir fisioterapia, decir “no tenemos nada contra los médicos rehabilitadores, siempre y cuando se dediquen a otra cosa”, ¿no es lo mismo que “no tengo nada contra los negros pero que se vayan a su país”? ¿Qué país les queda a los rehabilitadores? ¿Tienen derecho a defenderse de alguna manera o deben rendirse y ceder su trabajo sin más? No tengo nada contra los médicos rehabilitadores, pero que se dediquen a otra cosa que no sea prescribir fisioterapia ni rehabilitación, y que no prescriban prótesis y ortesis que esa tierra también me la prometió la LOPS para mí, y pedir pruebas diagnósticas, y prescribir fármacos, y hacer técnicas invasivas, y ecografías, y nutrición. Y luego además afirmar (no digo que tú lo hagas, pero se lee y comenta amenudo) que ni saben diagnosticar, ni saben pedir pruebas complementarias, ni hacen cursos actuales, ni saben de nada, etc,: Son los insultos profesionales habituales desde los fisioterapeutas a los médicos rehabilitadores. Pienso que hay que dar posibilidades cada profesional para desarrollar su potencial, no destruir y limitar el de otros para desarrollar el de la fisioterapia sin más. Habrá que ir ganando la confianza, conseguir que dejen algunas patologías a valorar de forma autónoma por fisioterapia, primero en primaria, después en protocolos en hospitales donde el rehabilitador entre si se le necesita, pero no antes, dialogar los tratamientos más complejos convenciendo. Hay que convencer con buen hacer, no con desprecio y la misma prepotencia que odiarían en un médico que pretendiera saberlo todo e imponer su criterio. Si el médico rehabilitador y el fisioterapeuta no están de acuerdo en el tratamiento, ¿quien te dice que siempre tiene la razón el fisioterapeuta? Especialmente, ¿cualquier fisioterapeuta tiene más razón que el médico rehabilitador? Pero si entre tres fisioterapeutas encuentras 4 tratamientos distintos!! Está claro que los fisioterapeutas son capaces de desarrollarse y estudiar para más que para hacer lo que hacen, podrían de hecho acceder a formación especializada tipo MIR y así hacer funciones que ahora hacen médicos rehabilitadores, traumatólogos, neurólogos, médicos del deporte y otros. ¿Está claro? ¿Seguro? ¿Está claro que los médicos especialistas que hacen esas funciones no quieren dejar de hacerlo y dejar cobrar por ello? ¿Tenemos “derecho” a exigírselo por que lo queremos, lo merecemos, hemos estudiados y hecho cursos?. ¿Ellos no han hecho nada para merecer nada? No será que tenemos la obligación de demostrar que lo podremos hacer bien, sin magufadas, sin diagnósticos dudosos, con un lenguaje comprensible por otros sanitarios y común, Igual hay muchas cosas que mejorar antes de exigir grandes cambios de organización.

    Me gusta

  6. K2 dijo:

    Hola a tod@s¡ veo q la discusion deriva siempre hacia los mismos derroteros. En primer lugar quería presentarme como una persona ajena (directamente) tanto a la medicina como a la fisioterapia (en cuanto a conocimientos).Mi pareja es médico rehabilitador, lo q probablemente me lleve a una conclusión partidista sobre el tema, del mismo modo q cada persona con opinión sobre el tema velara de una forma partidista por sus intereses (q en el fondo es lo q realmente sucede).
    A título de ejemplo, voy a exponer brevemente mi situación laboral q creo puede dar lugar a conclusiones constructivas al respecto:
    Soy Técnico de Hacienda, lo q comúnmente se denomina Subinspector de Hacienda. Pertenezco a una de las administraciones (AEAT) más eficientes en cuanto a organización, tratamiento de información, etc (a pesar del sistema burocrático al q esta sometido cualquier organismo público y de la opinión q puedan tener muchos contribuyentes).
    La relación inspector de Hacienda-técnico de hacienda es equiparable a la relación rehabilitador-fisioterapeuta. Con una pequeña diferencia, q a pesar de los conocimientos y pretensiones de los técnicos (algunos más q otros), nadie cuestiona q es el inspector el encargado de gestionar, coordinar y controlar las diversas funciones encomendadas a cada departamento. Tanto el Técnico como los Agentes realizan una labor de campo, juntó con algunos inspectores q son jefes de grupo. La pregunta q planteo a continuación es: Podría un técnico ejercer las funciones de un inspector? Claramente, la respuesta es afirmativa. Pero, realmente querría hacer esas funciones en lugar de realizar un “trabajo de campo”? Probablemente no. (Sin q se pueda generalizar la respuesta). Obviamente a mayor responsabilidad y competencias mayor remuneración, por lo q en este sentido quién se viera atraído/capacitado para ese cargo lo aceptaría. Pero para eso están disponibles para todos los cerebros capaces las oposiciones a Inspección.
    Forzando una aplicación de este sistema de organización en el sistema sanitario, a mi entender, el Médico rehabilitador debe ser el encargado de gestionar, coordinar y controlar un equipo multidisciplinar entre los q se engloban los fisioterapeutas, así como ejecutar en casos concretos (más intervencionistas) las terapias q considere oportunas. Entiendo q la fisioterapia, como tratamiento, es una parte de la rehabilitación, pero dudo q todo pueda rehabilitarse con fisioterapia (aunque un electricista te dirá q el problema es eléctrico y un mecanico q es un problema mecanico)
    Para terminar, he podido leer en algunos foros comentarios que realmente están fuera de lugar, lo q me lleva a entender q en muchos casos se trata de cuestiones en las que el ego (en sentido peyorativo) juega un papel fundamental.
    No lo he buscado nunca, pero no creo q encuentre muchas referencias en internet sobre enfermeros q quieran realizar funciones encomendadas por el sistema (por algún motivo será) a los médicos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s