Globos para recuperar el movimiento

Solemos pensar, muchas veces inducidos por la información que se publica sobre la recuperación de atletas y deportistas famosos, que cuando se emplean aparatos de alta tecnología la recuperación de una lesión es mejor. Pero en muchas ocasiones en fisioterapia no es cuestión de tener material muy caro y ultra-especializado, es verdad que existen virguerías de aparatos, pero no son imprescindibles, y con frecuencia pueden suplirse con material mucho más asequible, ya que lo importante es emplear los ejercicios adecuados en función de los unos objetivos bien definidos basados en una correcta valoración del paciente.

En este caso vamos a mostraros como se puede trabajar con un objeto sumamente barato, UN GLOBO, para mejorar la motricidad y propiocepción tras una lesión.

Tanto para mantener una postura como para realizar un movimiento se precisa de la interacción coordinada de los sistemas articular, miofascial, conectivo y neural. El cerebro, que es el elemento modulador, regula el movimiento mediante el control de los patrones (neuromatriz del movimiento) y las características de la activación muscular[1]. Este complejo proceso requiere de un feedback continuo, ya que el movimiento debe adaptarse a las circunstancias y estas cambian continuamente. Además, en la decisión de movernos y el control del movimiento tienen mucha importancia los aspectos cognitivos, creencias, experiencias anteriores propias o de otras personas y todo tipo de informaciones procedentes del exterior[2].

Cuando nos lesionamos nuestra forma de movernos cambia y esto suele ser bueno al principio, pero pasado un tiempo son estos mismos patrones de movimiento en un principio protectores los que nos impiden recuperar el movimiento normal. Aquí juegan un papel importante nuestras cogniciones, a partir de las cuales elaboramos la actitud con la que nos enfrentamos al proceso de recuperación de una lesión. Cuando nuestras cogniciones son negativas adoptamos conductas de evitación, lo que nos hará más difícil volver a nuestro estado pre-lesional[3]. Superar el miedo y el catastrofismo constituye con frecuencia la principal dificultad en el proceso de recuperación[4].

Así que muchas veces nuestra estrategia como fisioterapeutas consiste en conseguir que el cerebro se implique, que no tenga miedo y que se concentre en lo que estamos haciendo, y para eso no hay nada como hacerle que se divierta. Con este objetivo hace un tiempo que estoy trabajando con globos, y he podido comprobar que tengas la edad que tengas, cuando juegas con un globo te olvidas de todo, sonríes y te diviertes.

Comencé a usarlos basándome en el trabajo de David Butler[1], que los utiliza para movilizar suavemente el nervio mediano, pero poco a poco se han ido extendiendo a otras muchas facetas de mi práctica clínica.

Os voy a contar como los uso yo, pero seguro que encontráis otras muchas aplicaciones:

En primer lugar está la elección del globo,  debe permitirnos dirigirlo a donde queramos y debe caer con cierta lentitud, ya que en el tiempo que el globo se eleva y vamos hacia el lo que hacemos es facilitar el movimiento, pero es durante el tiempo de caída cuando podemos comparar las sensaciones del miembro afecto con las del sano, mejorando los aspectos propioceptivos y cognitivos. Así que para nuestros fines si es muy pequeño no nos servirá.

En segundo lugar tenemos 3 reglas 1) sin dolor, 2) comparando con el lado sano y 3) aumentando la dificultad.

En esguinces y otras lesiones de tobillo y rodilla el objetivo es conseguir la carga completa sin dolor y el control del tobillo/rodilla y miembro inferior en cadena cinética abierta (sin apoyo del pie) y cerrada (con el pie apoyado). Comenzamos con los dos pies en el suelo y lanzando el globo al paciente a los lados del cuerpo y a diferentes alturas para que vaya variando la cantidad de peso que carga en uno y otro pie. Poco a poco vamos pasando al apoyo unimodal, incluso podemos añadir dificultad con otro globo.

esguince2esguince3DSC06268DSC06262

En las lesiones de hombro los patrones de movimiento que implican levantar los brazos suelen estar alterados, y lo que hacemos es una elevación del hombro que nos impide realizar la flexión correctamente. Sin embargo, cuando jugamos con un globo nuestro cerebro se concentra en intentar cogerlo, lo que nos obliga a elevar las manos al máximo, mejorando así el patrón de movimiento de elevación de los brazos. En este caso, si nuestro objetivo es mejorar el rango articular lo más efectivo es intentar que el globo no baje. Siempre que vayamos aumentando la altura del globo sin que haya dolor, desviamos la atención y pasamos de la kinesiofobia a la diversión, llevando al cerebro a patrones de movimiento más naturales.

DSC06242hombro_sonrisaDSC06279

Como precauciones no olvidéis que nunca debe haber dolor. Tampoco excedáis los 5-10 minutos, es difícil estar concentrado durante más tiempo. Por último las personas que padecen dolor cervical o sensaciones vertiginosas deben tener la precaución de no mantener el cuello en extensión durante mucho tiempo.  En todo caso, siempre debe seguirse el consejo del fisioterapeuta.

Montando la entrada de Encarna, tengo un paciente con kinesiofobia, que mediante la educación sobre el dolor y desterrando mitos sobre la espalda hemos mejorado mucho, el chico adora el futbol y ahora mismo para él volver a jugar sería un sueño después de 2 años de discapacidad por la columna, ya estamos en un punto que vamos a empezar a jugar con globos como si fueran una pelota de futbol, creo que va a ser un ejercicio genial como antesala de posibles juegos con balón de futbol real. Ya que al quedar suspendido en el aire, no tiene que hacer gestos bruscos y le dará confianza para continuar adquiriendo retos y objetivos, así que gracias a Encarna por haberme mostrado este nuevo material para la consulta que creo que le sacaré mucho partido.

Estos son solo algunos ejemplos. Seguro que se te ocurren otras muchas posibilidades, compartís con nosotros más ejercicios?!?!

Podéis seguir las actualizaciones del blog mediante la página de Facebook https://www.facebook.com/SoyPacienteDeSamu esperamos que os agrade y compartáis las entradas para una mayor difusión de la fisioterapia que sigue siendo una disciplina sanitaria no bien conocida en algunos países.

cats

Encarnación Abril Belchí

Fisioterapeuta por la Universidad de Valencia desde 1992

Trabajo en Atención Primaria desde 1998, actualmente en el Centro de Salud de El Palmar-Murcia, perteneciente a la Gerencia Área I Murcia-Oeste del Servicio Murciano de Salud

[1] Butler D. The neurodynamic techniques. A definitive guide from the Noigroup team. DVD and handbook. Edited by David Butler. Neuro Ortopaedic Institute Australia. 2008.

[1] Comerford M, Mottram S. Kinetic Control. The management of uncontrolled movement. Elsevier 2012.

[2] Hodges PW, Smeets RJ. Interaction Between Pain, Movement and Physical Activity: Short-term Benefits, Long-term Consequences, and Targets for Treatment. Clin J Pain. 2014 Apr 6.

[3] Butler D, Moseley L. Explicando el dolor. Noigroup Publications 2010.

[4] Gil, S. Elige el camino del miedo/evitación o el de la readaptación. En [https://soypacientedesamu.wordpress.com/2013/06/10/elige-el-camino-del-miedoevitacion-o-el-de-la-readaptacion-2/]

 

Esta entrada fue publicada en Ayudas técnicas, Ejercicios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Globos para recuperar el movimiento

  1. Rafael dijo:

    Samu, hace dos meses que por casualidad (o creo que por Twitter), vine a dar a tu blog. Curiosamente me topé con esta entrada que me pareció maravillosa; repasé un poco los fundamentos e intenté figurarme en qué más podría ayudar y qué podría aportarle. Desde hace tres semanas empleo tu técnica con muchos de los pacientes que me llegan a la clínica, desde niños, hasta jóvenes y adultos mayores (¡les encanta!), en este periodo he visto cambios favorables en cada uno de ellos (principalmente en aquellos con dolor de sensibilización central).
    Y bueno, entre tantas, encontré una variable que quizás se te pasó por alto: tomando en cuenta que tu propuesta es la utilización de los globos como un facilitador neuromuscular que restablezca el rango articular mediante aspectos físicos y cognitivos, me di cuenta que muchos de mis pacientes ya lo poseían, sin embargo, aún carecían de fuerza muscular para realizar sus actividades funcionales. Así que con ellos he comenzando con la aplicación de mancuernas (a 10-20% de la RM) + la interacción con los globos; al principio lo ven raro, pero más tarde ni se acuerdan, sin embargo como cabría esperarse, la fatiga llega más deprisa.

    Espero comentarte pronto si existe adaptación y mejores resultados para el restablecimiento de la fuerza muscular.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s